“Tenía todo, pero un enorme vacío me agobiaba”

vacio 2

Soy un hombre de 26 años que tuvo una juventud muy desordenada debido a que nadie me supo instruir en el tema del amor verdadero.

A los 20 años tuve a mi hija —que hoy tiene 5 años—, pero continuaba sin encontrar el sentido de mi vida.

Era un hombre vacío, que tenía todo: una novia, un buen trabajo, mucho dinero, familia… pero me sentía un fracasado. Un vacío inmenso me agobiaba todas las noches porque no podía vencer mi adicción a la sexualidad. Sin embargo, Dios en el fondo me decía que eso no era la felicidad, pero por más que me lo proponía, no podía cambiar.

Una noche, agobiado con este sufrimiento, clamé a la Virgen que me ayudara y casi con lágrimas en mis ojos me quedé dormido. Al siguiente día revisé mi Facebook y vi que “alguien” había compartido el video de “Qué es ser un hombre de verdad”. Me pareció curioso y lo vi.

Me quedé tan impactado que empecé a ver todos los videos de La Opción V en TV  y cada video era una respuesta, era un despertar. En ese momento se me llenaban de lágrimas los ojos y era como que de repente vienen y le dicen a alguien que ha estado en una cárcel por mucho tiempo: “¡eres LIBRE!”

Me confesé inmediatamente y desde ese momento ha cambiado mi vida. Me siento feliz viviendo esta nueva vida, mejor dicho, esta ¡VIDA de verdad!, porque lo que viví antes no era vida…

La lucha es muy fuerte debido a la presión social en el trabajo, a mucha gente que no cree que esta es mi nueva vida. ¡Hasta creen que es novelería! Pero Dios me fortalece y me permite hablar a los demás de esta hermosa virtud.

Ahora le pido al Señor que me permita seguir difundiendo esta virtud y poder educar a mi hija en el verdadero amor.

Les quisiera pedir si hay la posibilidad de tratar el tema de… ¿cómo los padres o madres solteros debemos explicar o hablar de amor a nuestros hijos, si los hemos concebido en una relación premarital? ¿Cómo pueden entender ellos que nos equivocamos y que Dios tiene una historia preparada para ellos, con tanto “embarazo no deseado” en adolescentes? Y la verdad a mí como padre me da miedo pensar que mi hija me rechace o piense que “fue un error”, que no tendrá hermanitos o una familia convencional… y bueno, es un sufrimiento que me cuesta muchísimo entender cómo afrontarlo.

Muchísimas gracias!!!

Un abrazo y nuevamente mil gracias por todo!!!!

S.

La respuesta a su pregunta la encuentras aquí: Soy padre soltero… ¿Cómo explicarle a mi hija que no fue “un error”?

* ¡Este Blog es un espacio creado para ti! Tú también puedes enviarnos tus preguntas, testimonio o reflexiones a laopcionv@gmail.com, con nuestro compromiso de guardar tu identidad en la más absoluta reserva. Con tu colaboración y participación podremos ser cada vez más quienes creemos que el amor verdadero sí existe, y que el camino para alcanzarlo es la castidad!

** Todas las publicaciones en este Blog son de propiedad de La Opción V. Pueden ser difundidas libremente, por cualquier medio, consignando siempre la fuente. Está terminantemente prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro.

2 comentarios

Archivado bajo Testimonios

2 Respuestas a ““Tenía todo, pero un enorme vacío me agobiaba”

  1. En esta misma situación están muchos jóvenes que se ven entre la espada y la pared. Quieren vivir el amor puro, posible, pero a la vez saben que los errores del pasado hacen que los demás los juzguen y hasta ellos mismos se juzguen.

    Hermano, hay que aclarar dos cosas sencillas. Una cosa es antes de la concepción y otra cosa es lo que hace Dios luego de la concepción. Apliquemos el principio de San Pablo donde se dice que “donde abundó el pecado sobreabundó la gracia”. No se puede negar que las relaciones sexuales premaritales no son queridas por Dios no porque se le antojó por capricho, sino porque Él quiere un amor verdadero para nosotros.

    Ahora bien, como venía diciendo, una cosa es el nuevo ser, tu hija y otra cosa la forma en la que fue concebida, de la cual no tiene culpa. Dios no va a separar el fin unitivo del procreativo porque al hombre le parece que tiene que deleitarse en el placer, el permite que su diseño siga. Ahora bien, respeta la libertad del hombre, en este maravilloso caso un hombre arrepentido, y actúa sobre las consecuencias de la decisión de tener relaciones sexuales: la posibilidad de colaborar con Dios en la misión de crear vida.

    Dios Padre, sin dejar la relación premarital de ser intrínsecamente mala, hace maravillas de las cosas imperfectas, y quiere que a pesar de como fue concebida, tu hija viva, y aquí la tienes. No existen los embarazos no deseados, Dios quiere que todos vivan. Lo que existen son embarazos inesperados, porque Dios respeta la decisión del hombre y la mujer por optar por el mal, por lo que hace daño.

    Pero como Él es misericordioso y santo, nos orienta a su amor perfecto y aquí estás tu, con mucho potencial más allá de lo que digan otros que te juzgan. Tu cometiste un error y el Señor te perdonó, es muy admirable que quieras enseñar a otros, en especial a tu hija, a no cometer el mismo error. Tienes que enseñarle, en última instancia, que el error no fue ella, tu hija, sino la irresponsabilidad de su padre al tener relaciones sexuales antes de un compromiso. Un hijo siempre, léase bien, siempre, es una bendición. Nadie debiera sentirse mal por como fue concebido, porque es una situación de la que no tenemos culpa. Para Dios somos hermosos y Él quiere que vivamos. Eso es suficiente, ya no importa si algunos con ingenua hipocresía llaman a ese niño “no deseado” por las condiciones en las que fue concebido o porque les da la gana, como si para Dios un niño pudiera ser “no deseado”. No es así, lo que Dios no quiere es que antes de esa concepción hayan relaciones sexuales que expresen un amor imperfecto, relaciones sexuales sin compromiso.

    Es una verdadera bendición leer testimonios hermosos como este, pues me hacen recordar el pasaje: “Al que se le perdona mucho, mucho agradece”. ¡Dios ha sido grande contigo! Ahora dedícate a formarte y leer buenos libros, como la Teología del Cuerpo de Juan Pablo II, y recuerda, eres un hombre perdonado.

    Daniel Sanabria
    Presidente del Proyecto Castidad Posible
    Maracaibo, Venezuela.

  2. Carlos Sosa.

    ¡¡¡ Felicitaciones por tu conversión !!! Mira que San Agustín pasó por una experiencia muy pero muy similar a la tuya, él tuvo un hijo sin estar casado. A veces uno por falta de orientación, mal ejemplo o carencia de figura paterna adecuada va sin rumbo con el corazón buscando el amor verdadero pero en lugares equivocados… y ese corazón inquieto solo encuentra el descanso en la verdad de quien es la Verdad, el Camino y la Vida. Tu hijita es fruto de esa búsqueda del amor verdadero, la engendraste en esa búsqueda del amor, “a quién mucho amó, mucho se le perdona” (Lc. 7,47) y eso lo compruebas porque oraste y pudiste escuchar lo que El te venía diciendo hace mucho pero no le atendías, andabas distraído. Esa niña ha sido deseada porque sino inconscientemente hubieses usado un método para no engendrarla o no le hubieses permitido terminar su gestación. No fue así!! Alégrate !!! Dios tiene caminos increibles y misteriosos, El lo permitió para que tú te convirtieses y le muestres a ese angelito el Amor de Dios en el amor que tú le das. Nunca te preguntes por qué… sino Para Qué. No te lamentes, sal adelante, haz algo maravilloso de lo que pensabas estéril. Procura que tu experiencia ilumine a quienes practican la fornicación, el mal uso de su sexualidad para evitar embarazos fuera del matrimonio que complican la vida de tres personas pero no las hace imposibles de alcanzar la santidad. Animo. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s