Cómo elegí la castidad como estilo de vida

ser-un-hombre

Hola, soy Gianvíctor y les quiero contar cómo elegí la castidad como estilo de vida.

Vivimos en un mundo donde el más “hombre” o más “admirado” por otros hombres es el que con más chicas anda. Yo, al irme con esa corriente, también buscaba salir cada vez con más chicas, perder mi tiempo buscando chicas para empezar a ligar o hacerme de ilusiones pensando que “esta chica cae”, imaginándome con ella y, por un momento, me sentía bien, me sentía “grande”, me sentía “poderoso”.

A los 16 años llegó el día de mi primera oportunidad sexual. Una chica de mi edad, que conocí en una fiesta, me invitó a su casa. Empezamos a ver una película, luego a besarnos (debo reconocer que yo puse de mi parte diciéndole cosas para que todo empiece a “fluir”) hasta que de repente me llevó a un cuarto. Gracias a Dios, reaccioné. Empecé a sentirme vacío, empecé a dejar de verla como un objeto y empecé a mirarla con otros ojos. ¡En ese momento no sabía qué me estaba pasando! La detuve y le dije: “Por el respeto que te tengo, no te voy a hacer esto”. Sin más me fui, dando gracias a Dios.

Esto me dio el impulso para empezar a averiguar sobre la castidad. Mágicamente, justo cuando estaba más en comunión con Dios, después de un retiro, me llega un libro que me regaló mi hermana. Su nombre era “Sexualidad y Castidad”, del padre Jürgen Daum.

Al empezar a leerlo, entendí muchas cosas que me cambiaron radicalmente y empecé, decididamente, a luchar cada día para ver a las mujeres como Dios las ve, para dejar de “cosificarlas”, para amar de verdad, para que me importe mucho más el corazón de una chica que su cuerpo, para poder entregarme de verdad.

La elección de la castidad no es para cobardes, ni para quebrados, ni para tontos. ¡Esta elección es para valientes! Cuidar el corazón de una chica es mucho más difícil que quitarle la pureza, usándolas como un objeto. No es fácil, he caído miles de veces en esta lucha, pero me paro y sigo luchando porqué mi futura esposa se lo merece y sé que se puede, porque tengo una gran arma, la oración.

Gracias LOV, por cambiar mi vida de esa manera. Ahora yo, igual que ustedes, quiero dedicar mi vida a abrir los ojos a otras personas, agrandarles el corazón, para que sepan que para amar de verdad solo hay un camino: ¡La Castidad!

Gianvíctor, 17 años, Perú.

* ¡Este Blog es un espacio creado para ti! Tú también puedes enviarnos tus preguntas, testimonio o reflexiones a laopcionv@gmail.com, con nuestro compromiso de guardar tu identidad en la más absoluta reserva. Con tu colaboración y participación podremos ser cada vez más quienes creemos que el amor verdadero sí existe, y que el camino para alcanzarlo es la castidad!

** Todas las publicaciones en este Blog -a menos que sean tomadas de otra fuente- son de propiedad de La Opción V. Pueden ser difundidas libremente, por cualquier medio, consignando siempre la fuente. Está terminantemente prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro.

1 comentario

Archivado bajo Testimonios

Una respuesta a “Cómo elegí la castidad como estilo de vida

  1. Cari

    :’) Después de ver tanta juventud confundida me llena de felicidad y esperanza ver un testimonio como éste! Gianvíctor, Dios te bendice y mantiene fuerte, sigue en la lucha contracorriente! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s