La ciencia de la adicción a la pornografía

Este video muestra de una manera sencilla, desde la ciencia, cómo funciona el proceso de adicción en la pornografía. También explica por qué este proceso es reversible. Es sumamente ilustrativo. Dado que está en inglés y sin subtítulos, te ofrecemos aquí la traducción:

Los gustos sexuales varían de persona en persona. Pero con la actual “epidemia de pornografía”, como algunos la llaman, uno tiene que preguntarse cómo exactamente esto puede afectar nuestros deseos y percepción de la sexualidad e incluso nuestra vida sexual.

La pornografía constituye aproximadamente el 25% de todas las búsquedas en las computadoras, y es la cuarta causa más común que las personas dan para entrar a Internet. Y bueno, puede verse como algo que facilita una respuesta sexual instintiva conectada a millones de años de evolución.

La verdad es que la pornografía ha cambiado dinámicamente a través del tiempo básicamente moldeando nuestros gustos y deseos.

La verdad no tan chocante es que la pornografía tiene consecuencias severas para el cerebro y actúa de muchas maneras como una droga. Con exposición prolongada, tu tolerancia se incrementa y muchas veces te encuentras a ti mismo siendo adicto. Aunque no sea una sustancia física, lleva a la misma pérdida general del control, la compulsión para realizar la acción a pesar de las consecuencias negativas y el síndrome de abstinencia cuando se deja. Muy parecido a las apuestas o al correr, por ejemplo. El problema es que la exposición continua puede causar cambios neuroplásticos en el cerebro a largo plazo o hasta de por vida.

La dopamina es liberada como una recompensa cuando nosotros logramos algo, ya sea comer para vivir o la actividad sexual para producir vida futura. Y esta dopamina consolida conexiones neuronales para hacer que realicemos la misma actividad en el futuro. En otras palabras, cambia y forma a las células cerebrales para motivar determinadas acciones. “Recablea” tu cerebro.

Los institutos nacionales de salud miden la adicción a la droga experimentando en ratas. La rata se la entrena a presionar un botón para recibir una droga, y mientras más dificultad hay, indica cuán adictiva es esa sustancia. Resulta que cuando la droga es más adictiva, más dopamina es liberada. Y aunque desafortunadamente no hay porno que ofrecerle a las ratas, sabemos que la dopamina también es liberada durante la excitación sexual, que es lo que la pornografía justamente ofrece.

Mientras más tiempo pases viendo pornografía, más dopamina es liberada, lo que refuerza el comportamiento y te hace no solo desearlo en un futuro, sino también necesitarlo. Y mientras empiezas a imaginar estas imágenes fuera de la computadora o mientras tienes sexo, éstas se refuerzan. Es más, cada orgasmo libera aún más dopamina, lo que consolida las conexiones hechas durante la sesión.

Es una retroalimentación circular que se vuelve más difícil de dejar, y como sucede con las drogas, tu tolerancia para los estímulos visuales ya se ha incrementado, haciéndote más difícil sentirte excitado por la realidad. La adicción a la pornografía puede frecuentemente llevarte a encontrar a tu pareja menos atractiva.

La buena noticia es que no es algo que tiene que ser permanente. Usualmente cuando las personas entienden el mecanismo y se dan cuenta de que está afectando sus relaciones, pueden parar. El cerebro es a menudo descrito como un sistema de “úsalo o déjalo”, porque las conexiones neuronales que estimulas se hacen más fuertes y desean ser activadas, mientras que las que ignoras se debilitan. Como sucede con los músculos: si te sientas todo el día al comienzo quieren moverse, pero si los dejas de usar prolongadamente, se vuelven complacientes. Felizmente, debido a ese cerebro de “úsalo o déjalo”, el mismo sistema neuroplástico que prolifera estos hábitos puede también ser usado para adquirir hábitos más saludables.

Traducción de Fabiola Espinoza

Deja un comentario

Archivado bajo Videos relacionados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s