Me violaron y quedé embarazada…

violada y embarazada

La violación es un trauma, y también lo es el aborto. Como la violación, el aborto acentúa la sensación de culpa; baja la propia estima; reafirma la sensación de haber sido sexualmente violentada; acentúa los sentimientos de haber perdido el control o de ser manejada por las circunstancias; intensifica los sentimientos de rechazo a los hombres.

Escribo porque sé que no soy la única que ha pasado o está pasando por lo que yo pasé, porque sé que es muy duro y difícil pasar por todo eso y porque sé también cuánto cuesta pedir ayuda… Fui abusada por dos personas de mi familia desde que era pequeña. Debo haber tenido unos 4 años cuando comenzó todo eso, y fue hasta los 10 años aproximadamente. Yo era muy niña, muy inocente, y nunca me atreví a decir nada pues moría de vergüenza. Pienso que lo que sufrí en esa etapa de mi vida no me provocó grandes secuelas —no al menos notorias— sino hasta que cumplí 20 años.

Durante mi adolescencia, Dios me regaló el don de la fe. No es que antes me haya declarado atea ni mucho menos, pero tenía a Dios como a un amuleto de buena suerte. Fui una chica alegre, ágil, con los valores cristianos que me entregaron mis padres bien adheridos en mi vida, muy independiente. Lo que me habían hecho de pequeña no eran más que recuerdos difusos y los prefería tener ocultos (fue más que nada un mecanismo de defensa de mi mente, que agradezco y no comprendo del todo).

A los 20 años, en una fiesta, sin haber bebido mucho, un hombre que no conocía me saca a bailar. Yo fui bien ingenua (bien tonta si uso una palabra más apropiada) y salí a bailar con él. No pasó mucho rato cuando de pronto me encontraba —sin saber cómo— en el estacionamiento de la discoteca. Había sido violada. Yo parecía estar en trance, no atinaba a hacer nada, reclamaba, preguntaba por mis amigas… creo que vomité y que le pedí volver con mis amigas… Luego comprendí qué había sucedido. Este cobarde me drogó con una sustancia que te hace perder la capacidad de reacción, que te roba la voluntad. Esto lo comprobé con un examen clínico que me realicé después de ir a una clínica.

Todo esto provocó muchas cosas en mi interior, y cuando hablo de mi interior me refiero a distintas dimensiones de mi interior: también quedé embarazada. ¡JAMÁS pensé que eso podría pasar! La verdad, a un mes de sucedido eso, yo funcionaba como si fuera una máquina, no me permitía seguir “fallando”, debía volver a tener el control sobre mi vida, hasta que me enteré que un bebé se estaba formando en mi vientre. No puedo describir cuánto miedo tuve en ese momento. ¿A mi familia? No podía contarle… mi familia estaba destrozada por un montón de cosas que habían ocurrido durante esos años, y yo era como un soporte, veía que no podía dar más problemas, no les podía fallar, así que contacté a una fundación en Chile, que acoge a madres que quieren dar en adopción a sus hijos.

La fundación, en ese momento de tanta oscuridad y miedo, fue UN SOL para mí!!!!!! No pagaría ni con todo el oro del mundo la acogida que ellos me dieron, yo era un tesoro para ellos, y no solo yo, mi bebé también lo era.

Pasó un mes desde el primer contacto con esta fundación, y yo estaba aún con todo el miedo de tener que contarles todo esto a mi familia cuando sucede lo peor que me pudo pasar. Me levanto para ir a trabajar y al despertar estoy menstruando.  Entendí de inmediato lo que eso significaba. Llamé a un taxi y me fui a la clínica. Al hacerme una eco, vieron que el bebé no tenía latidos. Mi bebé había muerto. En ese momento me sentí muerta yo también. Mi deseo de contar todo esto no es por un desahogo personal ni nada de eso, sino para compartir mis experiencias a quien le pueda servir y levantar mi voz a favor de la vida de los inocentes:

  1. Aunque haya sido fruto de una violación, AMÉ A MI HIJO, algo que a nuestra sociedad enferma de amor le parece imposible. Es cierto que al principio quise darlo en adopción, pero en las dos últimas semanas antes de perderlo me arrepentí mucho de haber pensado en esa opción!!!! ¿Cómo iba a vivir no sabiendo cómo estaba un bebé que yo iba a dar a luz? ¿Cómo viviría yo tranquila si no iba a saber si el bebé dormía bien, si comía lo suficiente, si lo amaban como yo sabía que podría amarlo, si lo bautizarían y le darían la fe que mis padres me dieron a mí?
  2. En contra de todo lo que te digan, SÍ SE PUEDE AMAR a un hijo al que tú no “planificas”, ¡y ese amor es real!
  3. aborto - violacion final de la mujerYo no podía quitarle la vida a un inocente. Cuando alguien me insinuó abortar, pensé dos cosas: ¿Y qué culpa tiene este ser indefenso de lo que hizo un cobarde conmigo? ¿Por qué soy yo a que tiene que cargar no sólo con una violación a cuestas, sino además con el cobarde asesinato de un bebe? ¿Eso, acaso, disminuiría mi dolor? NO. Aparte de cargar con las heridas profundas y el dolor causados por una violación, debería convertirme en un “campo de exterminio” humano, porque al bebé lo matarían en mi vientre!!!! ¿Hubo progreso en Auschwitz? ¿Por qué la sociedad que se horroriza ante la barbarie Nazi ahora te dice que es “progreso” el aborto? A la mujer la hacen víctima una y otra vez… ¿Dónde está el “progreso” aquí? ¡Cuántas dejarían de abortar si encontrasen el amor y la acogida que yo encontré en aquella fundación!

Pero mi dolorosa historia no termina aquí. Lo que vino luego de aquella violación y pérdida de mi bebé, es una parte importante y muy difícil de mi vida. Pero la historia de los cuatro últimos años de mi vida se las contaré en otro post… (“Me volví una mujer para la que ‘todo vale’…”)

Carmen (*), 24 años, Chile.

(*) Uso un seudónimo. Hubiera querido publicar esto con mi nombre y apellido porque quiero hacer parte de la defensa de la vida en mi país, quiero gritarles que el aborto NUNCA ES SOLUCIÓN, ni siquiera en caso de violación, y que la única solución que beneficia a todos es el amor, un amor más grande, que vence el odio, los miedos y que acoge y defiende la vida de un inocente. Sólo así nuestra sociedad se hará más humana, sólo así podremos hablar de verdadero progreso. Sin embargo, consultando con mi psicóloga y otras personas prudentes, me han aconsejado esperar un poco más para ello…

* ¡Este Blog es un espacio creado para ti! Tú también puedes enviarnos tus preguntas, testimonio o reflexiones a laopcionv@gmail.com, con nuestro compromiso de guardar tu identidad en la más absoluta reserva. Con tu colaboración y participación podremos ser cada vez más quienes creemos que el amor verdadero sí existe, y que el camino para alcanzarlo es la castidad!

** Todas las publicaciones en este Blog -a menos que se consigne otra fuente- son de propiedad de La Opción V. Pueden ser difundidas libremente, por cualquier medio, consignando siempre la fuente. Está terminantemente prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro.

5 comentarios

Archivado bajo Testimonios

5 Respuestas a “Me violaron y quedé embarazada…

  1. an

    Gracias por compartir con los demas tus experiencias y ojala sirva para abrir los ojos a los que alguna vez piensen en abortar, muchas bendiciones.

  2. Ale

    Viví una situación parecida a la tuya. También fui violada y en el momento de la ecografía, lo único que pensaba era “saquen esa cosa de mí”. Yo, una mujer que siempre buscó respetar la vida, amar al niño dentro de uno, me refería al de mis entrañas como “cosa maléfica”. Gracias a Dios no quedé embarazada, pero ahí comprendí que nosotras no fuimos violadas sólo un instante. Sino que también violaron a nuestras familias, nuestro espíritu, nuestras decisiones, nuestro futuro. Pero con el amor de Dios podemos renacer. Yo me siento como una persona que nació de nuevo y está aprendiendo a caminar. Estoy segura que habría reaccionado, hubiera tenido al niño y eso consuela mi alma. Sólo fue el dolor del momento el que me hizo pensar así. Oraré mucho por tu hijo y por ti. Y de algún modo, incluso lo peor de lo peor, tiene un resultado para bien. Estoy segura que todo esto te traerá una gran preparación para compartir tu amor con el mundo.

    • Carmen

      Ale, Dios no quiso hacerte cargar con eso, y bendito Él.
      Sin duda esto me ayudó a comprender de una manera más profunda el significado del amor. Y tú también estás llamada a lo mismo, lee sobre Maria Goretti!!!! Estamos llamadas a amar a aquel que nos violentó, amándolo con el perdón y con misericordia.

  3. Pingback: Me violaron y quedé embarazada… | Rescatadores

  4. Lo buen es que tú fuiste inocente de esto…por testimonios como el tuyo hay mujeres que sí saben cuidarse y yo soy una de ellas, ¡NO DEJARSE TOCAR NUNCA POR UN VARón!, por la idea de que todos te quieren hacer algo malo, así es como de más grande pude rechazar a esa “educación sexual”, me parecía ilógico…¿si al tocarte te daña por qué me le debo dar ?….y comencé averiguar más sobre el tema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s