¡La pornografía muestra muy poco!

MUJER SIN ROSTRO

Tenía 13 años cuando mi familia se mudó lejos de todos mis amigos. Era una cultura nueva y extraña en la que estaba viviendo, y tenía cero amigos. Lloraba hasta quedarme dormido todas las noches, deslizándome rápidamente hacia la depresión. Todo esto antes de saber que deberíamos tener una relación con Dios, y constantemente cuestionaba lo que Él estaba haciendo y si existía en realidad. Durante ese año, comencé a chatear en la computadora con gente al azar, ya que no tenía amigos reales. El chateo evolucionó en horas de conversaciones sexuales, viendo fotos  pornográficas que me enviaban por chat, y muchas mentiras. No podía soportar un solo día sin eso.

Mi mente estaba constantemente destrozada por fantasías sexuales y pensamientos pervertidos.

Mi familia se mudó de vuelta a casa y decidí eliminar cualquier tipo de aplicación online en mi iPod. Desde ese entonces no he retrocedido, y he me he sentido cada vez más asqueado por la pornografía. Lo que realmente pasó fue que conocí realmente a Cristo y lo convertí en mi mejor amigo. Él transformó mi vida. Reconozco ahora que el cuerpo humano es hermoso, y que Dios creó el sexo para glorificarlo.

Cuando escuchas la palabra “pornografía”, es posible que pienses que es un problema de los hombres, ¿no? Siempre escuchamos historias sobre hombres que son adictos a la pornografía y cómo eso arruina sus matrimonios, como en la película Fireproof (“Prueba de fuego”); o sobre chicos adolescentes que son absorbidos por ese mundo seductor. Pero, ¿qué pasa con las mujeres? Nadie habla sobre la participación femenina en la epidemia de la pornografía, salvo aquellas pobres mujeres que muestran sus cuerpos exhibiéndolos. La adicción a la pornografía no es solo frecuente entre los hombres, sino también en las mujeres.

En primer lugar, tenemos que reconocer que las imágenes pornográficas están en todos lados. En películas, anuncios publicitarios, programas de televisión, y revistas. Pero la pornografía no solo se limita a las imágenes. Nuestra sociedad se ha vuelto insensible a la belleza de la sexualidad humana y ha distorsionado el sexo en algo que está destinado solo para el placer egoísta.

Debido a esta distorsión, las cosas como el cibersexo, el sexting, las fantasías sexuales y novelas eróticas no siempre son vistas como pornografía. Pero todos ellos tuercen el propósito de la sexualidad humana y usan a las personas como objetos, clasificándolas como pornografía.

Por lo general, las mujeres valoran la comunicación y palabras, mientras que los hombres tienden a valorar lo visual y los atributos físicos. Es por eso que a la mujer le va a gustar más un hombre mientras más llega a conocer su personalidad, y un hombre inicialmente es atraído por una mujer porque piensa que es hermosa. De la misma manera, la pornografía para mujeres tiende a involucrar palabras en lugar de imágenes, aunque algunas mujeres también son adictas a las imágenes. La conclusión es que el porno no es solo una epidemia entre los hombres.

Esto es triste porque las personas adictas a la pornografía pierden la habilidad de ver la verdadera belleza de cada persona humana. Personalmente experimenté esta pérdida de respeto, yo solo miraba a las personas como objetos. Pero cada persona es creada perfectamente a imagen de Dios, y es un verdadero regalo ser capaz de ver a cada persona de esa manera. Mediante el uso de la pornografía, la dignidad de la persona humana –como creación perfecta de Dios– está siendo vulnerada.

San Juan Pablo II dijo que no hay dignidad cuando la dimensión humana es eliminada de la persona. En resumen, el problema de la pornografía no es que muestra mucho de la persona, sino que muestra muy poco. La pornografía degrada a una persona, y no deja ver su verdadero valor. Debemos esforzarnos por encontrar la belleza en cada persona, en lugar de tratarlos como objetos. El porno puede parecer divertido, pero destruye el valor de las personas.

Jason Evert

Traducción de Fabiola Espinoza

Si deseas liberarte de la pornografía, te recomendamos leer este libro: La trampa rota

5 comentarios

Archivado bajo Artículos

5 Respuestas a “¡La pornografía muestra muy poco!

  1. C

    Es verdad lo que dice, el mundo de la pornografía actualmente no es algo exclusivamente masculino. Yo soy mujer y estoy tratando de salir de las garras de la pornografía. Mi mente se siente continuamente tentada (ya no a ver imágenes tan explícitas) pero a ser permisiva en cuanto a leer algún libro erótico o películas, cosas que yo antes pensaba no tenían nada de malo. Pero la verdad es que este acercamiento espiritual que estoy intentando me abre los ojos a que esto NO me ayudaba a mi resolución de castidad (que había tomado por decisión propia más no por una influencia propiamente religiosa) ahora tengo las bases para reforzar mi decisión al conocer poco a poco la palabra de Dios. He borrado las cosas que tenía en mi computadora, no puedo hacer nada por lo que ya vi o leí pero sí puedo hacer algo para no regresar a ello.
    En serio muchas gracias por sus artículos me están ayudando mucho.
    C, 23 años, Ecuador

    • Estaremos orando por ti hermana, particularmente te recomiendo las buenas lecturas. La castidad es una cuestión de perspectiva; cuando descubrimos el maravilloso designio de Dios para la sexualidad, se hace más sencillo hacer frente al mundo de su mano. Hay libros que hablan sobre este punto sin meterse tan “de lleno” en la Biblia o en doctrinas, como el libro Amor y Responsabilidad, del Cardenal Karol Wojtyla, descargable en pdf en internet. Te lo recomendamos ampliamente.También puedes visitar nuestra web, para hacer comunidad en torno al tema. ¡El amor es posible, y tiene que ver no sólo con la “religión” sino con la natural inclinación a la donación verdadera! ¡Ánimo amiga!

      Daniel Sanabria
      Director del Proyecto Castidad Posible
      Maracaibo, Venezuela.

      • C

        Muchas gracias por su recomendación! Me pareció muy lindo el simple hecho de responderme y darme ánimos. Gracias!

  2. Este tipo es de lo mejor que leído sobre la castidad, es increíble. Lo admiro bastante. Sólo tengo la reserva de que promueve la iniciativa Courage, mientras yo me decanto por esposiblelaesperanza.com. Por lo demás, he quedado sorprendido con su análisis: “la pornografía para mujeres tiende a involucrar palabras en lugar de imágenes, aunque algunas mujeres también son adictas a las imágenes.” Pienso en el degradante libro 50 sombras de grey o poesías eróticas como las de Pablo Neruda. No es por satanizar el mundo, pero hay cosas obvias. Bien lo dijo Benedicto XVI: “es necesario rechazar aquellos medios de comunicación social que ridiculizan la santidad del matrimonio y la virginidad antes del matrimonio”.

    ¡El amor es posible!

    Daniel Sanabria
    Director del Proyecto Castidad Posible
    Maracaibo, Venezuela

  3. Realmente todo lo que se lee aquí es de gran ayuda. Muchas gracias opción v! se me cayeron lágrimas cuando entré por primera vez a este lugar y vi la variedad de temas relacionados al amor, y que lamentablemente no son compartidos por la sociedad en general, donde “todo es sexo”.

    Sin ofender a nadie, creo que se debería tener más cuidado a la hora de elegir la foto del tema/testimonio. Quienes estén saliendo de este cancer- basura, el “collage” de fotos de diversas tapas de revistas porno, puede ser muy perjudicial, sexualmente sugestivo. POR FAVOR, tengan cuidado, quienes sean moderadores, editores, etc, a poner fotos más normales como en otros testimonios.

    gracias!
    Darío

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s