¿Es posible “conocer” a una persona a través de una pantalla?

18294_cienciaytecnologia

Después de haber cortado con mi novio, emprendí un viaje. Todo iba muy bien, me sentía muy feliz. El problema empezó cuando me agregó un muchacho al Facebook. Yo lo acepté, a pesar de que nunca en mi vida lo había visto, porque teníamos muchos amigos en común en esta red social. Había escuchado hablar mucho sobre él, y cercanos amigos míos lo conocía muy bien. Así, empezamos a hablar y nos hicimos muy amigos. Como hacía algunos meses que había cortado con mi novio y las heridas todavía no estaban bien cicatrizadas, sentí en él un alivio tremendo y eso me aumentaba más y más las ganas de seguir hablando con él.

 A pesar de que yo estaba de viaje, a medida que fue pasando el tiempo, y después de varias conversaciones por chat, nos fuimos “gustando” el uno al otro, si es que puede decirse “me gusta” a alguien que nunca has visto. Empezamos a tratarnos como enamorados, nos decíamos “amor”, “lindo-a”, etc. Me encantaba todo lo que me decía, me sentía fascinada, veía en él cosas que mi ex novio no tenía. Se sentía muy bien despertar y ver que alguien se acordaba de mí. Llegamos a un punto en que nos empezamos a decir “te quiero”. Sin embargo, ahora pienso: ¡cómo puedo querer a alguien que nunca he visto! ¡Querer a alguien con el que ni siquiera he hablado cara a cara!

Siguió pasando el tiempo y llego un momento en el que empezamos a tocar temas íntimos por chat. Nos dijimos cosas de las que ahora me arrepiento totalmente. No estoy segura de cuánto daño le habré causado con todo lo que nos dijimos, pero de lo que sí estoy segura es del daño que toda esta situación causó en mí, y lo sé por las consecuencias que sufrí más tarde. 

Cuando en algún momento me detenía a pensar en lo que estábamos haciendo, parte de mi mente me decía: ¿te parece correcto lo que estás haciendo? pero también me decía a mí misma, o, mejor dicho, me mentía, que no pasaba nada, que estaba bien. Inclusive, empezamos a pensar en Matrimonio y tener hijos ¡a ese punto llegamos! Entonces, me sentía más “tranquila”, dejándome llevar por esas ilusiones,  pues  me decía a mi misma que todo estaba bien, porque algún día iba a casarme con él.

Sin embargo,  Dios no dejaba de llamarme a través de la conciencia. A medida que todo seguía, el remordimiento y el sentimiento de que algo estaba haciendo mal me turbaban el alma cada vez más. Se me hacía imposible vivir el día a día, no podía estudiar, no podía comer, me costaba horrores conciliar el sueño cada noche, y al otro día me costaba mucho levantarme. Se me estrujaba el alma del dolor que sentía. Me sentía muy usada, una basura. Tal vez parezca exagerado, pero sentía que le había entregado todo a él por chat. Aunque ahora me parezca obvio, en ese momento no tenía bien en claro el por qué de todo esto, me decía a mí misma que no estaba haciendo nada malo. Inclusive, llegó un momento en que quise dejar todo: mis estudios, el deporte que realizaba, etc.

Durante este tiempo, con él ya habíamos empezado a discutir mucho. Como yo tenía un remordimiento de conciencia muy grande, le pedía a él que me dejara sola, pero él insistía en que quería ayudarme a salir adelante, me decía que yo estaba atravesando un mal momento y que quería ayudarme, que esto tal vez era una “prueba” de Dios que podíamos superar.

Me dejé llevar por eso también y seguí adelante, pero todo fue empeorando, y en un momento la conciencia empezó a llamar a gritos. Ya no quería seguir con esa situación y le pedí otra vez que me dejara sola. ¡Como si con un “déjame sola” pudiera solucionar todo! Entonces me dijo que si no quería seguir más con la situación, que fuera sincera y se lo dijera. Eso hice, le dije que ya no quería más, y él se fue.

A los pocos días, volvió a mandar mensajes, queriendo saber cómo estaba. Gracias a Dios, dentro de ese tiempo, apareció una persona que me ayudó muchísimo y pude ver con claridad cuál era el problema.  Pude escuchar más a mi conciencia y, así, a buscar la voluntad de Dios.

Fue entonces cuando eliminé a ese chico de todas las redes sociales en las que lo tenía y la PAZ que surgió dentro de mí luego de eso es INEXPLICABLE. Por fin, estaba haciendo las cosas de acuerdo a mi conciencia. Sentí que era yo misma otra vez, que ya nada me ataba, ¡me sentí LIBRE! Lloraba de felicidad. Mi alma ya no conocía turbaciones. Todo se había ido, todo había pasado, tenía a Dios conmigo otra vez. Me confesé y ¡Él me perdonó! Su misericordia es tan grande que no importa lo que hayas hecho, siempre se puede volver a empezar.

Ahora, lo único que quiero es compartir a todos los que miembros de La Opción V mi experiencia para ayudar a los que puedan estar pasando por algo similar. A ellos les puedo asegurar que la paz y la tranquilidad que trae la pureza valen mucho la pena y sobre todo la alegría. Adelante, ánimo, y a ¡ir contracorriente!

 M.P 19 años, Argentina.

¡Este Blog es un espacio creado para ti! Tú también puedes enviarnos tus preguntas, testimonio o reflexiones a laopcionv@gmail.com, con nuestro compromiso de guardar tu identidad en la más absoluta reserva. Con tu colaboración y participación podremos ser cada vez más quienes creemos que el amor verdadero sí existe, y que el camino para alcanzarlo es la castidad!

** Todas las publicaciones en este Blog son de propiedad de La Opción V. Pueden ser difundidas libremente, por cualquier medio, consignando siempre la fuente. Está terminantemente prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro.

3 comentarios

Archivado bajo Testimonios

3 Respuestas a “¿Es posible “conocer” a una persona a través de una pantalla?

  1. Angélica

    Excelente testimonio, que bueno que tuviste mucha fuerza de voluntad para seguir adelante dejándote guiar por la voz de Dios.

  2. Mebe :)

    ME LLAMO LA ATENCION EL TITULO DEL ARTICULO,POR ESO DECIDI LEERLO, PERO ME QUEDARON MUCHAS DUDAS, CON RESPECTO A LO QUE TE SUCEDIÓ…. ¿SIMPLEMENTE DEJASTE TODO ASI, Y YA?, OSEA, ELIMINASTE A ESA PERSONA Y “TODO ACABO”? GRACIAS. BENDICIONES.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s