“Soy una mujer muy débil, si se presenta un chico que me gusta, caigo fácil”

siempre caigo facil

PREGUNTA: Hola, tengo 20 años. Leí el libro Feminidad Pura, me enseñó muchas cosas, pero aun no puedo superar esto: soy una mujer muy débil, si se presenta un chico que me gusta por su forma de ser, me atrae y se me acerca a mí, yo caigo fácil en sus brazos. Les contaré por ejemplo que en año nuevo salí con un buen chico del trabajo, que es lindo conmigo. Resulta que en el momento de darnos el abrazo por año nuevo, empezaron los besos y las caricias. ¡Él sin ser nada mío! Yo me dejé llevar como tonta, no podía detenerme a pesar que era consciente de lo que pasaba. Yo ya “tropecé con la misma piedra” en otra ocasión con un chico a quien no conocía mucho, pero que me atraía. Me invitó a una primera cita ¡y caí en menos de una! No me puedo detener, quisiera ser más fuerte, valorarme, porque valgo como mujer. ¿Qué hago? ¡Gracias una vez más, porque puedo confiar en ustedes!

RESPUESTA: Lamentablemente, aunque queramos vivir de una manera correcta nuestra sexualidad, el mundo nos muestra otra cosa todos los días, en el día a día, y de cierta forma nos hace más sensibles y débiles para caer en estas situaciones. Sin embargo, hay que saber ejercer el control de nosotras mismas.

No hay, creo yo, una receta que uno pueda dar a cada persona para saber qué medios tomar frente a estas situaciones, ya que cada una de nosotras es muy distinta. Unas somos más sensibles que otras a distintas cosas o situaciones. Entonces, ¿dónde está el secreto para poder manejarnos en estas situaciones? Creo yo que el secreto está en conocerse una a sí misma, con franqueza. Es importante saber en qué somos débiles, y saber también por qué esta debilidad, porque muchas veces se nos hace más difícil poder manejar estas situaciones por las cosas que nos ha tocado vivir en nuestra historia personal. Algunas de estas experiencias dejan en nosotras ciertas carencias afectivas o una insuficiente autoestima, por lo que a la primera muestra de afecto que tenga un chico con nosotras caigamos tan fácilmente. En el fondo, lo que estaríamos mendigando es un poco de afecto y valoración, aunque para ello tengamos que desvalorizarnos más a nosotras mismas, porque al ceder tan fácilmente nos convertimos justamente en “chicas fáciles”.

Mi consejo es que, conociendo tu debilidad,  dejes de salir a solas con chicos atractivos por un tiempo, tómate ese tiempo para ti, busca dónde está la raíz de tus problemas, trabájalos y consolídate internamente. Si tienes la posibilidad de buscar ayuda profesional, una buena psicóloga, sería genial. Creo que es la única forma que puedas hacer frente a estas situaciones sin estar cayendo en brazos de cualquier chico solo porque te atrae.

Finalmente hay algo que debes tener muy presente: cuando nosotras tenemos un mal día, o cuando estamos pasando por una etapa de inestabilidad, o nos sentimos solas, eso nos hace más propensas a caer. También en esto debes conocerte muy bien y ser muy consciente en qué estado emocional te encuentras, para evitar especialmente en esos momentos ponerte en situaciones que probablemente no podrás manejar. Lo mejor, en esos momentos, es buscar a buenas amigas en las que puedas apoyarte, salir con ellas, en vez de buscar llenar tus vacíos o soledades en los brazos de cualquier chico.

Carla Merino

* ¡Este Blog es un espacio creado para ti! Tú también puedes enviarnos tus preguntas, testimonio o reflexiones a laopcionv@gmail.com, con nuestro compromiso de guardar tu identidad en la más absoluta reserva. Con tu colaboración y participación podremos ser cada vez más quienes creemos que el amor verdadero sí existe, y que el camino para alcanzarlo es la castidad!

** Todas las publicaciones en este Blog son de propiedad de La Opción V. Pueden ser difundidas libremente, por cualquier medio, consignando siempre la fuente. Está terminantemente prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro.

7 comentarios

Archivado bajo Preguntas frecuentes

7 Respuestas a ““Soy una mujer muy débil, si se presenta un chico que me gusta, caigo fácil”

  1. RR

    Me gusta mucho el consejo, porque yo estoy pasando la misma situación me encanta un chico y no dejo de pensar en él, y la curiosidad me está matando, estoy en la indecisión si andar de lanzada o esperarme a que él busque formalidad conmigo. Mantenerme en la castidad me está costando y necesito ayuda. RR

    • Trinitat Vilar

      Si tu le dices que no y él te deja es que no te quiere o no te quería. Él debe pensar si no te dejas con él es que tampoco te has dejado con los otros y que no eres una cualquiera. Si te quiere de verdad sabrá esperar. No le importará y tú sabrás que no quiere solo eso sino que te quiere a ti de verdad. Si no te quiere puede ocurrir:
      1º Que te deje por otra.
      2º Que te abandone.
      3º Que te haga abortar convirtiéndote en una asesina de tu propio hijo condenándote y ganándote así tu excomunión.
      Si te quiere de verdad te respetará y sabrá esperar.
      Si te dice que se va y te deja es porque tiene a otra o otras.
      Y luego que les podrías decir a tus hijos y que ejemplo les podrías dar. ¿Te avergonzarías o daría la cara con orgullo? ¿Y la satisfacción de tener una alta autoestima y una virtud? ¿Y estar en paz con tu conciencia? Si no te haces de respetar, nadie lo hará por ti. ¿Y que podrás entregar a aquella persona que verdaderamente se merece y te entrega su vida? Esa persona es tu marido, el padre de tus hijos. Yo tengo 32 y guardo mi virginidad y no me arrepiento. Todo lo contrario, es mi orgullo.

      Mira este video:

    • Nancy

      Hola RR, te recomiendo veas la conferencia del P. Jorge Loring acerca del noviazgo: [http://www.youtube.com/watch?v=XCHrjacOWLE], y que leas la conferencia escrita en su versión extendida, Parte I [http://es.catholic.net/escritoresactuales/251/846/articulo.php?id=8940] Parte II [http://es.catholic.net/escritoresactuales/251/846/articulo.php?id=8941] quizá pueda ayudarte. Piensa bien lo que vas a hacer.

  2. Paz

    Otro consejo para estas situaciones es tener presente que solas no podemos que NECESITAMOS DE LA AYUDA DE LA ORACIÓN Y DE LOS SACRAMENTOS. Trata de ir a misa lo más frecuentemente que puedas, si se puede todos los días ideal. buscar la ayuda también del sacramento de la reconciliación. No sólo para ir a confesar 1000 veces lo mismo, sino que básicamente porque el sacramento está definido ene l Catesismo de la Iglesia Catolica como un Sacramento de SANACIÖN, ¿qué quiere decir esto? que funciona igual como cuando uno se aplica una pomada en una herida. Ayuda a cicatrizar y a fortalecer nuestra capacidad de decir que no y resistir a la tentación. Y lo último no exponerse a las situaciones previas, no esperar a llegar al límite de lo permitido, sino que escapar antes. Animo que la lucha no es facil, pero vale la pena

    Paz

  3. MP

    Me parece super importante el hecho de conocernos nostras mismas, para así saber como manejar la tentación, debilidad o como se quiera llamar.
    Gracias Opción V, por la ayuda, el Espíritu Santo siga iluminando sus corazones con sabiduría divina para seguir ayudándonos.

  4. LK

    Yo pasé por algo parecido. Cuando estaba en el cole veía como todas mis amigas tenían enamorado y yo no. Vivía en mi mundo y me consideraba un patito feo. Igual en toda mi época universitaria. Tenía amigos pero nadie se interesaba en mí y tenía mi autoestima por los suelos. El problema era que era muy tímida. Cuando inicié mi vida laboral, me di cuenta que no era tan fea como pensaba, o al menos eso era lo que me decían todos los chicos que querían algo conmigo. Y fue así como empecé a salir con muchos de ellos, y me sentía bien y empecé, según yo, a tener más autoestima, (en verdad fue todo lo contrario).Y caí en un “juego” del que me fue difícil salir. La verdad me sentía super vacía, peor que antes, no me llenaba ese tipo de vida. ¿Realmente era eso lo que deseaba en todo el colegio y la universidad? Definitivamente no. Yo sabía que estaba haciendo mal pero me dejé llevar por lo bien que se sentía saber que eres guapa y atractiva para alguien. El problema es cuando te ven como un “algo” y no como un “alguien”, alguien a quien poder amar. Recurrí al sacramento de la reconciliación varias veces, fui a misa constantemente, pedía ayuda a Dios para salir de ese agujero en el que me había metido. Y fue así, como poco a poco, fui saliendo de eso. La alegría y la paz que se tiene cuando estás en gracia de Dios vale más que cualquier halago de nadie. Ahora tengo autoestima de verdad y sé que si alguien me ama de verdad me sabrá esperar hasta el día en que, por voluntad de Dios, seamos esposos. No me da vergüenza en absoluto decirle a mis amigos mi forma de pensar. Muchas no lo hacen por temor al qué dirán, porque las verán como unas cucufatas o aburridas. Me da igual si llegan a pensar eso. Me deben respetar como soy y valorarme por quién soy. En conclusión, con la gracia de Dios sí se puede. Todo es posible. Y se vive más feliz.

  5. sol

    Hola: la verdad es que estoy leyendo los comentarios y estoy sorprendida para bien claro!
    Los consejos son tan aclaradores de lo que se pierde y las consecuencias posteriores.
    Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s