¿“Sextiando” yo?

¡Demuestra cuánto vales por tus cualidades, tus intereses, tus valores y no caigas en el juego de lo sexy!

¡Demuestra cuánto vales por tus cualidades, tus intereses, tus valores y no caigas en el juego de lo sexy!

Jessi de 18, Amanda de 15 años y Gauthier de 18, no se conocieron, ni vivieron en la misma ciudad, ni estudiaron en el mismo colegio, pero los tres tienen cosas en común. Jessie, Amanda y Gauthier vieron cómo su intimidad se convertía en objeto público, al punto de sentirse incapaces de seguir viviendo y decidir quitarse la vida. Sus propias imágenes quedaron tatuadas en la red y los persiguen incluso después de muertos.

Para Jessie todo empezó cuando su ex novio reenvió a sus compañeros una foto sexy que ella le había dado.

Amanda empezó a “divertirse” con amigos a través de un chat desde los 12 años entre ellos un desconocido que se fue ganando su confianza y cayó en la trampa de mostrar su cuerpo desnudo. Un tiempo después empezó a recibir “sextorsión” y por la policía supo que sus fotos estaban circulando en la red e incluso que había un perfil en Facebook con la foto de su pecho desnudo.

Gauthier, recibió chantajes de una chica con la que había tenido una amistad por chat y luego por Facebook. Ella lo amenazó con divulgar un video íntimo si no le daba dinero.

Jessie, Amanda, y Gauthier, como cualquier adolescente, tenían una fuerte necesidad de ser aceptados y queridos, de llamar la atención y posiblemente por conseguirlo empezaron a jugar con su intimidad pensando que sería la “solución” a sus necesidades.

Los tres recibieron las presiones ejercidas por la cultura de lo “sexy” que valora al ser humano en función del deseo que despierta en otros. Veían el continuo exhibicionismo de artistas y personajes públicos que los medios divulgan y elevan a la categoría de ídolos a imitar. Los tres eran nativos digitales, disfrutaron la tecnología que reúne cámara, teclado, música y computador en un solo dispositivo, pero que requiere madurez y responsabilidad para ser bien utilizada.

Como cualquier adolescente pensaron más en el presente que en el futuro. Nunca sospecharon cuáles serían las consecuencias de compartir un contenido íntimo, porque en la Red hay cierto ambiente de anonimato –aparente– y por eso se tomaron una foto, un video o dijeron cosas que no dirían a todo el mundo. Confiaron en personas que decían ser sus amigos y luego se les devolvió en forma de traición, amenaza o chantaje como un boomerang.

¿Será suficiente conocer estas tres historias para que se detenga el fenómeno peligroso y enfermizo del “sexting” y sus derivados que ahora nos amenaza? Por terminar en suicido estos tres casos han dado la vuelta al mundo, pero a nivel local surgen cada día historias parecidas relacionadas con esta práctica que afectan a una persona y a la comunidad que la rodea. Nadie queda indiferente.

Se dice que para aprender hay que escarmentar en carne propia. No queremos que tú tengas que sufrir algo así para darte cuenta de la gravedad del problema.

Te proponemos unos tips para protegerte de este virus virtual del que más vale no contagiarse:

1. Piensa en la viralidad de las redes sociales. Un video íntimo, una pose provocativa, unos mensajitos privados pueden volverse públicos tan solo porque tú mismo o un “amigo” decide hacer click y enviarlos a alguien más o simplemente subirlos a facebook, youtube o twittearlos. Recuerda que esa travesura aparente puede perseguirte de por vida.

2. No caigas en la red. Antes de publicar analiza bien. En la red todo es público, nada es privado. Un reciente informe de la Internet Watch Foundation (iwf.org) encontró que

cerca de 13.000 fotos al mes de personas como tú obtenidas desde unas 68 redes sociales surten sitios pornográficos. De acuerdo con este dato cabe pensar que las fotos en traje de baño de tu último viaje a la playa podrían ser capturadas por personas inescrupulosas.

3. Recuerda que la intimidad se refiere a cubrir tu cuerpo y a proteger tu mundo interior de extraños o curiosos. No compartas tus datos personales, vivencias, deseos, sueños o metas con personas desconocidas. Es lo más importante que posees. Además puedes ser víctima de pederastia, grooming o sextorsión.

4. Desarrolla el pudor, es una virtud necesaria para descubrir a quién o quienes se les comparte nuestra intimidad y en qué momento es adecuado hacerlo.

El cuerpo no se exhibe como una mercancía para que otro lo mire, a ver si le interesa consumirlo. El cuerpo se entrega solamente cuando existe el compromiso del matrimonio. Demuestra cuánto vales por tus cualidades, tus intereses, tus valores y no caigas en el juego de lo sexy.

5. Evita tomar una foto, grabar un video o escribir algo de lo que después te puedas arrepentir. Si tú no lo generas, nadie podrá perjudicarte. Y si acaso eres el destinatario, ¿qué sentido tiene reenviarlo? Piensa que detrás hay un ser humano que ha cometido un error, ¡no lo empeores! ¡Detén el sexting!

6. El sexo no es amor. Hay una gran diferencia. Amas de verdad cuando ves en el otro las 5D: su cuerpo, sus emociones, su familia, sus proyectos y sus valores.

7. Persuadir es diferente a seducir. Seducir es convencer con el cuerpo. Persuadir es convencer con lo que eres. Por eso si sientes que se ha acabado el amor ten por seguro que el “sexting” no es la manera de recuperarlo. Al contrario puedes salir muy herido(a).

8. Genera un sistema personal de autocontrol para decidir qué si debes compartir y qué no, o qué debes dejar entrar a tu mente y a tu corazón. Ese filtro no depende de un software externo sino de que tanto fortalezcas tu carácter. En Protege tu Corazón lo llamamos el “Filtro Interior”.

9. Activa tu Filtro Interior. Es la mejor protección. La intimidad puede abrirse o clausurarse según nuestra voluntad. El “Filtro Interior” nos dice que hay momentos adecuados, personas en quienes sí se puede confiar, y por eso cuando se descubre que se “abrió” a la persona o personas equivocadas deja un profundo dolor y puede llevar a la desesperación.

10. Viraliza este artículo sobre sexting para que muchos tomen conciencia y no caigan en la Red. En tus manos y las de tus amigos puede estar parte de la solución. ¡Las redes sociales son buenas, usémoslas a nuestro favor! Dale like y déjanos saber tu opinión.

Juan Francisco Vélez y María Luisa Estrada de Vélez

FUENTE: http://www.protegetucorazon.com/2012/11/04/sextiando-yo/

Artículos relacionados:

“Todo empezó con unos ‘like’ a unas fotos mías en Instagram” (Testimonio)

¿Qué es el “sexting”? Recomendaciones para no caer en la trampa

Sexting: La moda de enviar fotos eróticas a través del celular

La “sextorsión” crece de manera alarmante

2 comentarios

Archivado bajo Artículos

2 Respuestas a “¿“Sextiando” yo?

  1. Pingback: “Todo empezó con unos ‘like’ a unas fotos mías en Instagram” | La Opción V

  2. Pingback: “Un día me pidió unas fotos de mis partes íntimas” | La Opción V

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s