“Cuando tenía 11 años vi mi primera película pornográfica”

Cada día es menor la edad en que los niños varones empiezan a ver porno: lo tienen al alcance de un "clic", sin restricción alguna.

Niños mirando porno: una plaga que envenena y deforma la mente de los hombres y de cada vez más mujeres.

Hola, tengo 16 años y soy de Ecuador. Me he dado cuenta al leer las publicaciones de este blog que los testimonios en su mayoría son de mujeres, y creo conveniente que lean también más testimonios de varones para que así comprendan las situaciones que se presentan en nuestro caso y que atentan contra nuestro anhelo de encontrar un amor verdadero.

Cuando tenía 11 años vi mi primera película pornográfica porque un compañero del colegio, que era mayor que yo, se las ofrecía a todos los hombres. Como era algo nuevo para mí me dio mucha curiosidad y decidí ver una película pornográfica por primera vez.

A eso se sumó luego la masturbación. El escuchar en todos los recreos a mis compañeros hablar no sólo de pornografía y de sexo, sino también de masturbación me introdujo también en esta actividad que yo desconocía pero que para mis compañeros ya era muy común.

Este fue el inicio de un tiempo en el cual mi pureza de la infancia, de mi niñez, pureza que mis padres y hermanas habían cuidado en mí desde muy pequeño, se fue desvaneciendo por completo. Al no conocer nada sobre la castidad y pureza, al no tener ninguna idea clara sobre lo que estaba mal o no, todo lo que aprendía de mis compañeros me parecía algo “normal”. Además, mis tíos o cualquier adulto con quienes conversaba me decían que a mi edad ver pornografía, masturbarse y tener experiencias sexuales era parte del “hacerse hombre”.

La pornografía me llevaba a pasar muchas horas en Internet y en las redes sociales, perdiendo mi tiempo en cosas que atentaban contra mi pureza y dejando de compartir momentos con mi familia. Mi hermana es una persona muy entregada a Dios, ella pertenece hace mucho al Movimiento de Vida Cristiana y siempre tenía la intención de que yo la acompañara a los rosarios y a que tuviera mi agrupación, pero mi respuesta siempre era un rotundo NO. Ella se ponía muy triste con mis negativas, incluso discutíamos constantemente, pero sin embargo era perseverante conmigo. Al principio siempre la veía como una hermana que me molestaba por tratar de cambiar mi parecer, incluso le decía que era la peor hermana del mundo.

Terminó comprándome una entrada a un Congreso de Estudiantes Católicos y por diversas razones ya no pude decir que no, aunque no tenía ni el más mínimo interés en ir pues había que estar allí todo un día sábado!! Resulta que aquél Congreso cambió mi vida!! Hizo que mis ojos se abrieran a la realidad y viera con claridad la situación por la que estaba pasando. ¡Ese día fue tan importante para mí! Pude escuchar testimonios de jóvenes de mi edad que pasaban por situaciones similares a la mía. Fue el comienzo de una vida nueva que empezaba a tomar forma y a nacer con fuerza en mi corazón.

En esos días me di cuenta de que lo que estaba haciendo con mi vida me estaba destruyendo como persona, así que decidí dejar mi pasado, dejar de ver películas que deformaban mi mente y me hacían ver a las mujeres como un objeto de placer. ¡Y les confieso que no ha sido nada fácil! Desde aquel momento hasta ahora ha sido complicado mantenerme firme en este propósito. Es una lucha constante, en cada momento se presenta el deseo de volver a lo mismo. En algunos momentos he sido frágil y he caído, a pesar de mis esfuerzos, y por momentos perdía la esperanza: ¿podré superar esto que parece ser más fuerte que yo? ¿Es que nunca lo podré dominar? Pero hasta ahora me he puesto de pie y he podido salir adelante gracias al sacramento de la Reconciliación y a la oración. He descubierto que solo no puedo, y que necesito de esa fuerza que sólo encuentro en Dios.

A ustedes jóvenes que han estado sumergidos en la pornografía, en diálogos sobre sexo y en la masturbación quiero alentarlos a comprometerse también en la lucha por vivir la castidad, ¡cueste lo que cueste! ¡No dejemos de luchar, no temamos ir contracorriente! Aunque sea difícil, tomemos conciencia de que no estamos solos y de que nuestro testimonio ayudará a muchos otros. No cedamos a los mensajes que nos dicen que ser hombres nos da el derecho de tener relaciones sexuales las veces que queramos. Hace falta jóvenes valientes, dispuestos a vivir esta virtud para demostrarle a los demás que el camino para ser hombres de verdad no es la pornografía, la masturbación o el tomar a las mujeres como objetos sexuales, sino el dominio de uno mismo y el respeto profundo a las mujeres.

J. A., 16 años, Ecuador.

Testimonio escrito para La Opción V

* ¡Este Blog es un espacio creado para ti! Tú también puedes enviarnos tus preguntas, testimonio o reflexiones a laopcionv@gmail.com, con nuestro compromiso, si tal es tu intención, de guardar tu identidad en la más absoluta reserva. Con tu colaboración y participación podremos ser cada vez más quienes creemos que el amor verdadero sí existe, y que el camino para alcanzarlo es la castidad!

** Todas las publicaciones en este Blog son de propiedad de La Opción V. Pueden ser difundidas libremente, por cualquier medio, consignando siempre la fuente. Está terminantemente prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro.

1 comentario

Archivado bajo Testimonios

Una respuesta a ““Cuando tenía 11 años vi mi primera película pornográfica”

  1. B.E.

    Grande compatriota, es necesario formar hombres verdaderos que defiendan su Fé, la familia y la vida; para eso, nosotros debemos vivir la pureza, rezando, orando o iendo a misa, ya que nos da mas fuerzas para progresar en nuestros estudios, el trabajo, una relación con tu enamorada, etc. Sigue tu camino de conversión, acerca a tus amigos a Jesús, para que se libren de la esclavitud de la impureza. Ahi que formar mas hombres en Cristo y que formen familias santas para cambiar a nuestro país la republica del Ecuador!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s