Algunas comparaciones entre el diamante y la virtud de la castidad

AficheCarbon

¡Queridos jóvenes! A propósito de la analogía entre el diamante y el amor puro, he querido compartir con ustedes algunas otras comparaciones:

Lo primero, el nombre “diamante” deriva del griego antiguo (adámas) que significa “propio”, “inalterable”, “irrompible”. Cuando se opta por vivir la virtud de la castidad, nuestras relaciones se vuelven verdaderamente inalterables, irrompibles, fuertes y duraderas.

En segundo lugar, el diamante es el material más duro conocido hasta el momento y posee tenacidad (habilidad del material de resistir la ruptura debido a un impacto fuerte). La dureza de los diamantes contribuye a su aptitud como gema (piedra preciosa). Así mismo, la castidad, la pureza es la virtud más fuerte que podemos poseer, es la virtud que hace que las demás virtudes florezcan y permanezcan, es la que resiste ante las tentaciones y el que la posea, tiene la mejor de las gemas! Se define a la tenacidad como la firmeza, obstinación y constancia por cumplir un objetivo… ¡Obstinémonos en vivir la pureza!, porque no hay que olvidar que la meta es la felicidad plena, el amor perfecto, que sólo podemos alcanzar si trabajamos duro por formarnos un corazón puro. ¡Sin la virtud de la castidad no es posible llegar a ser plenamente felices! La pureza trae la dicha plena al ser humano.

En tercer lugar, la formación de los diamantes naturales es bajo condiciones de presión. La virtud también requiere las mismas condiciones, la forjamos ante la presión del mundo que te dice que “estás mal”, que “estás loco”, que “es imposible” y “de anormales” vivir eso en nuestros tiempos. La virtud no se desarrolla de un día para otro, muchas veces se ve sometida a situaciones de mucha presión. Pero así como el diamante, ¡¡sólo aquel que es capaz de resistir esta presión se convertirá en diamante!! El que ni siquiera intenta entrar en este proceso o se abandona en el camino, solamente será otra pieza de carbón…

En cuarto lugar, gracias a su pureza el diamante transmite la luz y aparece como un cristal transparente e incoloro ante nuestros ojos. Quien vive la virtud de la pureza es capaz de transmitir luz. Mientras más pura es el alma, más transparente se vuelve y más luz generará a quienes les rodean. Sin embargo, la luz puede resultarles molesta a quienes están sumergidos o están acostumbrados a vivir en tinieblas. A pesar de la oposición o del rechazo, no dejes de ser esa luz que alumbre los corazones de las gentes.

Y por último, el valor del diamante radica en poseer cuatro características importantes: “carat, cut, colour and clarity” (siglas en inglés que significan peso, talla, color y pureza”. Si el diamante deja de poseer una sola de ellas, pierde valor y deja de ser valioso. Vivir la virtud requiere también cuatro características inseparables, indivisibles: Castidad, Continencia, Coraje (valentía) y Certeza (vivir en Verdad, hacer lo Correcto).

Por el mundo habrá mucha gente que no sepa distinguir un diamante verdadero de uno falso, de una imitación barata. Tan sólo el joyero, que es un entendido en la materia, sabe reconocer cuando un diamante es valioso y cuando no. No tengas miedo porque en el mundo encontrarás muchos “ignorantes” en la virtud, muchos que no sabrán apreciarla y, peor aún, muchos que la despreciarán porque les molesta la luz que transmites al vivirla. Tú mantente firme en la certeza de que estás haciendo lo correcto y que de esa manera ganarás un diamante como fruto de tus esfuerzos y sacrificios, como fruto de tu paciente espera y terca obstinación por mantener tu pureza en medio de un mundo que tratará de arrebatártela porque no soporta que alguien sea diferente, puro.

Ten la certeza también de que Dios, el “verdadero joyero”, sabrá darte el verdadero valor que posees.

Vero O., Colaboradora de La Opción V.

Artículo escrito para la La Opción V:
https://www.facebook.com/LaOpcionV
https://laopcionv.wordpress.com

* ¡Este Blog es un espacio creado para ti! Tú también puedes enviarnos tus preguntas, testimonio o reflexiones a laopcionv@gmail.com, con nuestro compromiso, si tal es tu intención, de guardar tu identidad en la más absoluta reserva. Con tu colaboración y participación podremos ser cada vez más quienes creemos que el amor verdadero sí existe, y que el camino para alcanzarlo es la castidad!

** Todas las publicaciones en este Blog son de propiedad de la LaOpcionV. Pueden ser difundidas libremente, por cualquier medio, consignando siempre la fuente. Está terminantemente prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro.

3 comentarios

Archivado bajo Artículos, Reflexiones

3 Respuestas a “Algunas comparaciones entre el diamante y la virtud de la castidad

  1. Luna

    Lo compartire!!! me encanto!!! 🙂 Dios los bendiga

  2. Nadia

    Excelente recurso para compartirlo con mis estudiantes… Gracias!!

  3. patricia

    Gracias por esta reflexión, que nos ayuda a encontrarnos con nosotros mismos.Feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s