“Mi vida se convirtió en una mentira…”

El primer paso para alcanzar el amor puro es no permitir que te engañen ni engañarte a ti misma... y eso, ¡no es nada facil!

El primer paso para alcanzar el amor puro es no permitir que te engañen ni engañarte a ti misma… y eso, ¡no es nada facil!

¡Hola a todos! Quería compartirles un poco mi experiencia… la verdad es que no me animaba a hacerlo sino hasta hoy, como una resolución también de este año nuevo de ser más valiente en mi propia opción personal por vivir la virtud de la castidad.
Les cuento que cuando era pequeña (lo recuerdo como si fuera ayer) siempre soñaba con vivir el amor ideal en mi vida. En ese entonces no conocía otro amor que el que un hombre tiene por una mujer. Pensé que sólo eso era el amor, y recuerdo que anhelaba mucho eso.

De pequeña había sido muy piadosa, pero cuando llegó la adolescencia me fui alejando de Dios y a los 18 me enamoré perdidamente de un chico que tenía 20 años. Él me introdujo al estilo de vida que él estaba acostumbrado a vivir y yo, a pesar de que algo dentro de mí me decía que estaba mal todo lo que él me proponía, cedía a sus propuestas por miedo a que él me dejase de “amar” y quedarme sola. Sí, con él perdí mi virginidad y con ello toda la paz y tranquilidad que había en mi corazón antes de eso. Mi vida a partir de allí se convirtió en una mentira llena de compensaciones y llevada de inseguridades.

Después de muchos años de estar juntos, por circunstancias de la vida, tuve que alejarme de él por un buen tiempo. La distancia me ayudó a ver con objetividad lo que me estaba pasando. Gracias a ese alejamiento yo comencé a aprender muchas cosas de mí, a conocerme más a mí misma, a tener mayor esperanza en la vida, a hacer cosas concretas y buenas para poder vivir mejor y, finalmente, me di cuenta que la relación que tenía con este chico me había dañando profundamente como mujer y como persona. Debo decir también que gracias a buenas amistades empezaba también a tener “chispazos” de luz, aunque no hacía caso aún.

Por muchas cosas finalmente terminé con él. La verdad, no era la primera vez que terminaba la relación, siempre volvíamos porque yo no soportaba estar sola. Pero esta vez, aunque por momentos me costó, nunca más volví con él.

Tiempo después pude reencontrarme con el amor de mi vida: Dios. Comencé a comprender todo lo que me había pasado. Hoy puedo decir con profunda alegría en el corazón que desde aquel día que terminé con ese chico vivo una nueva virginidad, vive la castidad como un estilo de vida. Ya han pasado varios años de haber tomado esta opción, y ahora más que nunca aquel anhelo que tenía en mi corazón de pequeña de vivir el amor ideal, lo hago concreto donándome a las demás personas y esperando pacientemente a mi futuro esposo, que aún no sé quién es.

Por estas cosas de Dios me ha tocado hablar con muchas personas que tienen experiencias parecidas a las mías, y las trato de guiar en su búsqueda del amor verdadero desde mi propia experiencia. Me alegra hoy en día poder ser instrumento de Dios para esas jóvenes que están pasando por lo mismo que yo pasé. Mi experiencia de conversión me ayuda a poder comprenderlas, acogerlas, ser paciente con ellas, animarlas y motivarlas, a decirles que a pesar de que cuesta ─¡y cuesta mucho!─ salir de esa vida de mentira, SÍ SE PUEDE y que nuevamente una puede volver a ser virgen en el corazón al cambiar definitivamente su modo de vida. Sí, a pesar de todo lo que una puede haber hecho, Él siempre está esperando a que regresemos a casa para darnos ese abrazo de perdón, de reconciliación, para hacer una fiesta “por esta hija que estaba perdida y la hemos vuelto a encontrar”!

Gracias a La Opción V por todo el aliento y acompañamiento que nos han dado a lo largo del año que ha pasado a todos aquellos o aquellas que ─vírgenes o no─ hemos optado por vivir la castidad con la convicción de que es el único camino posible para encontrar y vivir el amor auténtico, el que merecemos y necesitamos vivir.

Quiero que sepan que el acompañamiento que ustedes me han brindado a través de La Opción V ha sido y es invalorable para mí, porque a veces me es difícil seguir creyendo que esto es lo mejor para mí. Al estar sola, una a veces se impacienta, quiere tener YA a esa persona a su lado, persona que tú sabes que ya existe pero que no encuentras aún.  Leer experiencias de otras chicas y chicos que quieren vivir lo mismo que yo y que apuestan por la castidad como un estilo de vida me anima muchísimo, porque no me siento sola, sino por el contrario, ¡muy acompañada en mi opción!

¡Muchas gracias!

S. H., 32, Perú.

Testimonio escrito para la La Opción V:
https://www.facebook.com/LaOpcionV
https://laopcionv.wordpress.com

* ¡Este Blog es un espacio creado para ti! Tú también puedes enviarnos tus preguntas, testimonio o reflexiones a laopcionv@gmail.com, con nuestro compromiso, si tal es tu intención, de guardar tu identidad en la más absoluta reserva. Con tu colaboración y participación podremos ser cada vez más quienes creemos que el amor verdadero sí existe, y que el camino para alcanzarlo es la castidad!

** Todas las publicaciones en este Blog son de propiedad de la LaOpcionV. Pueden ser difundidas libremente, por cualquier medio, consignando siempre la fuente. Está terminantemente prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro.

1 comentario

Archivado bajo Testimonios

Una respuesta a ““Mi vida se convirtió en una mentira…”

  1. La felicito mucho! Yo tengo 31 años y aún espero. Por mi carácter mi personalidad, los valores bien claros, aún no he tenido el enamorado que espero, aúnque no espero al perfecto sólo alguien que vaya comnigo, con el cual me sienta bien, alguien con el cual pueda contar, pueda compartir, alguien en el cual pueda confiar. Tengo muchos amigos pero lamentablemente yo sólo siento cariño de amistad. La felicito por su fortaleza, por su convicción, por su decidión. No sabe el bien que le hacemos a muchos jóvenes que la espera vale la pena. He leido mucho acerca de este tema, yo no he tenido experiencia, pero lo leído me ayuda acomprender a los jóvenes que han pasado por eso. Creo que las relaciones antes del matrimonio, traen más confusión y tristeza, pero tambien te vuelves más insensible frente a los demás. Es por eso siempre tner la Fe y los valores bien claros para poder darnos cuenta si aquello es amor o no. Y de allí tengamos la decisión de decir: No. Muchas gracias por su testimonio. Nuestro testimonio creo que ayudará a muchos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s